Monitor COVID-19 en San Juan

6

Nuevos casos

1

Nuevos fallecidos

72.025

Total confirmados

 38

Infección en curso

70.803

Recuperados

1.184

Total fallecidos


Con ferias de la economía popular las unidades productivas celebraron a «San Cayetano»

El viernes 6 y sábado 8 de agosto, los movimientos sociales nucleados en la Unión de Trabajadores de la Economía Popular (UTEP) como todos los años para estas fechas celebran el aniversario de la conformación de “Los Cayetanos”. El nombre que eligieron estos movimientos sociales que conquistaron en el 2016 la ley de Emergencia Social, no es casualidad, San Cayetano es un símbolo católico popular o como se dice vulgarmente es el “patrono” que representa el trabajo y la abundancia del mismo.

A raíz de este aniversario durante el fin de semana a lo largo y ancho del país se llevaron a cabo distintas iniciativas como jornadas de lucha, además de las masivas marchas que movilizaron durante el fin de semana el país.

En el caso de San Juan los días viernes y sábado de 9 a 18 horas se realizaron ferias de la economía popular, donde unidades productivas expusieron su producción en la plaza de San Cayetano en el departamento de Chimbas. La feria fue muy concurrida y hubo una inmensa diversidad entre las exposiciones de las unidades productivas.

Angelina Ortiz es coordinadora de ferias de la Corriente Clasista y Combativa y nos comentó como les fue con la actividad de la economía popular, “los días de feria estuvieron participando 40 expositores/as, que son unidades productivas de diferentes departamentos de la provincia, como Santa Lucia, Rivadavia, Chimbas, Ullúm, Zonda, San Martin”.

“La articulación con el municipio de Chimbas fue muy importante porque nos permitió poder realizar esta feria y visibilizar lo que se produce, trabajamos en conjunto con la secretaria de cultura municipal. Más allá del espacio público para vender también es muy simbólico poder mostrar todo lo que se realiza. Queremos que esto sea constante que todos los fines de semana tener ese espacio en la plaza las y los compañeros además de producir semanalmente también se vienen capacitando para mejorar la calidad de sus productos y avanzar obteniendo oficios”.

Feria en la plaza de San Cayetano en el departamento de Chimbas. En una de las jornadas estuvo presente el intendente Fabian Gramajo, quien recorrió los puestos de la feria.

San Cayetano: El patrono del pan, el trabajo y los movimientos sociales

Todos los 7 de agosto se repite el ritual de las filas para poder acceder a la imagen del santo. Esto ocurre en su templo más famoso, el del popular barrio de Liniers en la ciudad de Buenos Aires, pero también en todos los templos dedicados a este santo a lo largo y ancho del país.

Cayetano, era hijo de una ilustre familia; muy bien dotado intelectualmente, doctorado en Derecho Civil y Canónico, en Filosofía y Teología; actuó en la Cancillería de los Estados Pontificios en asuntos políticos y eclesiásticos. Ordenado sacerdote, su dinamismo y su fervor se tradujeron en la predicación y en múltiples obras de asistencia espiritual y social para los pobres, marginados, enfermos y necesitados. Su lema fue: “Nada para sí, todo para el prójimo”. Y según sus biógrafos, “pasó su vida haciendo el bien”. Distribuyó sus riquezas y combatió la corrupción. Vivió santamente, en pobreza absoluta y en entrega a los pobres. Construyó hospitales para infecciosos, fundó un banco para solventar el problema económico de los más necesitados. Por todo esto, el pueblo lo llamó en vida Beato Cayetano, y la Iglesia, al llevarlo a los altares, lo hizo patrono de la Providencia.

Pan y trabajo

Después, los signos de los tiempos modernos lo nombraron patrono del pan y del trabajo. En cuanto al origen de la devoción hacia San Cayetano, tradiciones e historias testimonian que la cosa comenzó en Santiago del Estero, allá por 1730, a propósito de la actividad de una mujer muy cristiana, de estirpe santiagueña y de acomodada familia: María Antonia de la Paz y Figueroa. Esa notable mujer repartió sus riquezas entre los pobres y se entregó a la vida espiritual, poniéndose bajo la dirección de los padres jesuitas. A partir de entonces, se propuso evangelizar al pueblo mediante la predicación de los Ejercicios Espirituales de San Ignacio y la práctica caritativa de las obras de misericordia, a la manera de San Cayetano.

Fragmento fuente de: El Perfil