Monitor COVID-19 en San Juan

 8

Nuevos casos

1

Nuevos fallecidos

71.864

Total confirmados

344

Infección en curso

70.345

Recuperados

1.175

Total fallecidos


Las milicias talibanes tomaron el control de la capital, Kabul y el Presidente huyó.

El Presidente huyó con destino desconocido, la mayoría de los países ya están trasladando el personal de sus embajadas. mientras muchos lugareños colapsaban el tránsito en las calles intentando escaparar de la capital afgana pero el aeropuerto local está colapsado y sin vuelos.

Fueron 20 años de guerra sin poder haber asegurado un destino diferente para un pueblo sumido en la extrema pobreza y una espiral de violencia sin fin.

La facilidad del avance de los talibanes, a pesar de los miles de millones de dólares gastados por EEUU y otros países para fortalecer las fuerzas del gobierno local afgano, ha asombrado al mundo. Tan sólo la semana pasada, un análisis de la inteligencia estadounidense indicó que Kabul podía resistir al menos tres meses. Pero en una semana en la que los insurgentes fueron tomando una tras otra casi la totalidad de las 34 capitales de provincia afganas, ayer amanecía con la noticia de que los talibanes se habían apostado al Norte, Oeste y Sur de los límites de Kabul.

El pánico estalló entonces en la capital, con las autoridades afganas pidiendo a todos los funcionarios que abandonasen sus puestos de trabajo y fueran a sus hogares, mientras cerraban tiendas y bancos, con el tráfico paralizado por grandes atascos.

Muchos afganos temen que los talibanes recuperen las extremas prácticas del pasado en su imposición de la sharia, la ley religiosa islámica. Durante su gobierno de 1996-2001, las niñas no tenían derecho a escolarizarse, las mujeres no podían trabajar y se administraron castigos como la lapidación, los latigazos y el ahorcamiento.

Pero los militantes buscan ahora proyectar una cara más moderada, prometiendo respetar los derechos de las mujeres y proteger tanto a los extranjeros como a los afganos.

Hasta prometieron sólo apostar las milicias en las puertas de Kabul hasta que se negociara una transferencia pacífica del poder. Pero a medida que las fuerzas oficiales fueron abandonando la ciudad, los talibanes fueron entrando a la capital con todas sus milicias sin encontrar resistencia.

La entrada en el Palacio Presidencial finalmente se produjo, como mostraron imágenes de televisión con los insurgentes recorriendo el recinto. Mientras el presidente afgano, Ashraf Ghani, abandonaba Afganistán para evitar «un derramamiento de sangre» entre la población.

El destino de Ghani era incierto: un alto funcionario del Ministerio del Interior dijo que se fue a Tayikistán, mientras que un integrante del Ministerio de Relaciones Exteriores afirmó que su paradero era desconocido. Los talibanes dijeron que estaban investigando su ubicación.

Algunos usuarios locales de redes sociales le llamaron «cobarde» por abandonarles en medio del caos. Entrada la noche comenzaban en algunos lugares a escucharse disparos y posibles actos de pillaje y actos de saqueos. Para sofocar estos desmanes, los talibanes comenzaron a patrullar las calles de Kabul, registrando a las personas que se iban encontrando, para luego dejarlas seguir.

Todavía no está claro si habrá o no un gobierno de transición. Un portavoz de los talibanes aseguró a la canal de televisión Aljazeera que «la guerra terminó en Afganistán y que el tipo de gobierno y la forma del régimen estarán claros pronto».