Monitor COVID-19 en San Juan

 4.320

Nuevos casos

3

Nuevos fallecidos

  121.667

Total confirmados

38.525

Infección en curso

81.920

Recuperados

1.222

Total fallecidos


La cantante de Brass Against orinó sobre un fan en el escenario

Cada vez resuena más y más en las redes lo sucedido en el escenario del Rockville Festival de Daytona Beach (Florida) mientras la banda Brass Against hacía su presentación. Lo que pasó no admite vueltas: la cantante Sophia Urista orinó a un fan en el escenario y todo quedó grabado.

Ocurrió el viernes por la noche. El colectivo de rock pesado estadounidense se encontraba haciendo un cover de “Wake Up”, de Rage Against The Machine, cuando Urista se empezó a sentir mal.

“Necesito mear”, le dijo la intérprete a su público. Fue allí cuando especificó: “No puedo llegar al baño, así que intentaremos hacer un show de todo ésto”.

Acto seguido, Urista invitó a un fan al escenario y este, aparentemente muy predispuesto, se acostó sobre el suelo. Sophia se bajó los pantalones y le orinó el rostro mientras cantaba y los músicos de la banda hacían su trabajo.

Tras el show, la banda tuiteó y posteo en Instagram un mensaje sobre el escatológico hecho: “Lo pasamos en grande esta pasada noche en Welcome To Rockville. Sophia se dejó llevar por la emoción. Eso no es algo que el resto esperásemos, y no es algo que volverán a ver en nuestros conciertos”.

Las repercusiones en las redes ofrecieron de todo. Hubo personas como @helen que apoyaron a la cantante entendiendo que no hizo nada malo y, obviamente, quienes se quejaron de cosas tales como que nadie pensó en el personal de limpieza.

A un usuario que tuiteó sobre ésto la banda le respondió: “De hecho, Sophia lo limpió (al escenario) ella misma después del set. Lysol y toallas de papel”.

“No la juzguen, la chica se estaba haciendo encima y un fan se ofreció voluntariamente a hacer de orinal. En los 80 era peor pero no había móviles, tranquilos todos”, escribió la cuenta @TalensPako en apoyo a la cantante.

@SenorCaicedo, en contraposición al anterior, opinó: “Yo como que dejé de ir a conciertos hace muchos años, ahora son muy distintos…”.

El Daytona Beach News-Journal informó que el sistema legal de Florida establece como ilegal que alguien «exponga sus órganos sexuales en público o en las instalaciones privadas de otra persona, o tan cerca de ellas como para ser visto desde esas instalaciones privadas, de manera vulgar o manera indecente».

El delito de “exposición indecente” se castiga con hasta un año de cárcel o una multa de 1,000 dólares, según señaló el medio citado.

En sus redes, Brass Against se describe como “un colectivo con el objetivo de crear música para inspirar cambios sociales y personales”.