Monitor COVID-19 en San Juan

 8

Nuevos casos

1

Nuevos fallecidos

71.864

Total confirmados

344

Infección en curso

70.345

Recuperados

1.175

Total fallecidos


Ser maestros en tiempo de pandemia

La Escuela de Educación Especial Domiciliaria y Hospitalaria Dr. Guillermo Rawson, anexo Marcial Quiroga depende del Ministerio de Educación y cuenta con un equipo conformado por un directivo, 10 docentes hospitalarias, 8 docentes domiciliarias, 3 docentes de especialidades (música, tecnología y artes visuales) y un personal de servicio.

Las docentes realizan diariamente una labor pedagógica junto a la cama del paciente, construyendo un vínculo de contención, confianza y afecto con los niños para que no sean tan perjudicados en su continuidad educativa al no poder asistir a la escuela mientras recuperan su salud, además de contribuir con el trabajo del profesional médico.

En el Día del Maestro entrevistamos a la Directora de la Escuela Hospitalaria del Hospital Rawson, prof. Carla Buchert, quien nos cuenta sobre el importante trabajo de las docentes en este tiempo de pandemia en una institución de salud.

– ¿Tras la declaración de la pandemia, cómo tuvieron que reestructurar sus tareas diarias? ¿Cómo adaptaron sus protocolos, más teniendo en cuenta el trabajo con alumnos que son pacientes inmunodeprimidos?

– Primeramente, todo el personal de la Institución recibió capacitaciones a cargo del Comité de Infectología del Hospital Rawson, bajo la supervisión de las Licenciadas María Elena Garepia y Rosana Procopio, no sólo de los cuidados y utilización de los elementos de protección, sino también de la utilización de los materiales y elementos de trabajo, clasificando y descartando elementos y útiles escolares que cumplieran con las normas de cuidados según protocolo, para trabajar con los alumnos/pacientes en las habitaciones.

En el espacio físico donde queda ubicada la escuela se realizó una restructuración del espacio y mobiliario para poder cumplir con los protocolos y medidas de protección. Gran cantidad de material tuvo que retirarse (juegos didácticos, libros, títeres, entre otros), porque los mismos ya no eran aptos para trabajar y llevar a las habitaciones. Por último, se presentó un protocolo del trabajo interno del personal al Jefe del servicio de Pediatría, el mismo fue evaluado por personal de salud y luego autorizado.

– ¿Tuvieron que modificar la enseñanza incluyendo contenidos que involucraran el tema de la pandemia dentro de los programas?

– Los contenidos no fueron modificados, Educación continúa trabajando los contenidos según el Diseño Curricular de Educación Provincial. Sí se incluyeron contenidos que involucraron el tema de pandemia, contenidos informativos, de concientización y la educación de nuevos hábitos de protección, fortaleciendo aquellos hábitos de higiene, que no son nuevos, como es el lavado de manos.

– ¿Notaron cambios en los chicos, que denotaran una influencia en ellos de la situación de pandemia?

– Al principio nos encontramos con algunos temores e inseguridades por parte de la familia y también del personal docente, tanto en los domicilios como en los hospitales, luego estos desaparecieron, sí hubo cambios en relación a los hábitos de cuidado: la familia y los niños mostraron más conciencia ante la pandemia.

– Sin lugar a dudas los pequeños fueron atravesados por esta pandemia, por ejemplo, en relación a los alumnos domiciliarios los pequeños se encontraban un poco desanimados, quizás también tristes, porque en el año lectivo 2020 sus clases fueron desde la modalidad virtual como el resto de los alumnos. Este año, al retomar la presencialidad, sus maestras cuentan que llevó un tiempo volver a verlos trabajar con entusiasmo, alegres y comprometidos con las tareas escolares. Hoy tanto ellos como su familia están agradecidos por el acompañamiento y el apoyo para realizar sus tareas escolares, los materiales de trabajo que reciben de la escuela, así como el cariño y afecto del docente en sus hogares, garantizan la continuidad de su trayectoria escolar. También fue notoria la falencia en la adquisición de los contenidos correspondientes al nivel anterior, es como que hubo un quiebre entre un nivel y el otro.

– ¿Cuál es el balance que hacen de esta experiencia tan especial como educadoras?

– Destacamos la importancia de acompañar en forma presencial desde la educación a los pequeños y a la familia, que se encuentran atravesando una situación de enfermedad, la modalidad de educación hospitalaria y domiciliaria no sólo aborda al niño desde la educación, también los acompañamos desde lo emocional, el trabajo personalizado con el pequeño y su familia implica construir un vínculo afectivo.

– ¿Hace cuantos años que es directora de la Escuela hospitalaria?

– Soy nueva en esta función, este es mi tercer año como directora de tan honorable escuela.

– ¿Por qué eligió la docencia y docencia especial?

– Cuando cursaba el último año de secundaria tuve una experiencia maravillosa, la cual me sensibilizó mucho, con una pequeña que asistía a escuela de educación especial: ese día decidí formarme para ejercer dicha profesión. En mis años de docencia realicé una suplencia en esta maravillosa modalidad del sistema Educativo, la Escuela Domiciliaria y Hospitalaria, en la cual encontré mi lugar y decidí transitarla. Es una modalidad educativa que te lleva a involucrarte afectivamente con cada historia de vida y aprendes más de lo que enseñas, aprendes a vivir con gratitud cada día, valoras situaciones y momentos tan simples como estar sanos; creo que cada docente se convierte como en un sostén más de los pequeños y las familias que les toca atravesar por una enfermedad, los acompañas desde los logros, desde las dificultades, desde los días de dolor y también desde las alegrías; las docentes se convierten en “magas” cuando están en la habitaciones o cuando asisten a los domicilios con los pequeños que están con internación ambulatoria, porque sacan de su galera infinidad de actividades en función a cómo se encuentra ese día de clase, el paciente/ alumno, no siempre pueden realizar sus tareas escolares, a veces sólo juegan, escuchan cuentos, conversan o simplemente los dejan descansar.

Es un trabajo que, si bien a veces te moviliza bastante emocionalmente, también te llena el alma, es muy gratificante”.

– ¿Dónde funciona la Escuela Hospitalaria?

– La escuela sede se encuentra en el tercer piso, en el sector de pediatría del Hospital Dr. Guillermo Rawson, funcionando en turno mañana y tarde, y su anexo en 1er. Piso, sector de Pediatría del Hospital Dr. Marcial Quiroga, en turno tarde.

Fuente: Sisanjuan